quiche, calabacín, cebolla, masa quebrada, horno, ensalada
Spread the love

En el último viaje que hicimos a Francia probamos quiches elaborados con infinidad de combinaciones. Yo estaba encantada de ver con qué soltura los preparaba mi anfitriona y como servían tanto para llevárnoslos de picnic como para comer o cenar en casa.

Ingredientes masa
150 gr harina
75 gr mantequilla cortada en láminas o trocitos
1/2 cucharadita de sal
50 gr de agua
Ingredientes relleno:
1 cebolla a trocitos muy pequeños
1 calabacín sin pelar. Cortar en dados de aproximadamente 2 cm.
2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
100ml nata o leche evaporada
3 huevos

PASO 1. PREPARAR LA MASA QUEBRADA (ATENCIÓN: hay que dejarla en la nevera 30 minutos mínimo aunque lo recomendable son 2 horas)- Yo suelo tener varias bolas congeladas y así evito tener que hacer todas la veces este paso.

Introduce todos los ingredientes (150 gr harina, 75 gr mantequilla cortada en láminas o trocitos, 1/2 cucharadita de sal y 50 gr de agua) en un bol y se amasan hasta conseguir una mezcla homogénea. Envuélvela en papel film y a la nevera.

PASO 2. PREPARAR EL SOFRITO

Primero sofríe la cebolla hasta que esté dorada y luego añade el calabacín durante unos 5 minutos. No dejes que se haga del todo.
Después hay que dejar escurrir sobre un colador un mínimo de 15 minutos. Mientras puedes precalentar el horno arriba y abajo a 180º.

PASO 3. Estirar la masa sobre un papel de hornear y colocar ambos (papel y masa) en un molde redondo de al menos 3 dedos de alto.
Si le colocas otro papel de horno sobre la masa y le añades peso con unos garbanzos crudos evitarás que suba.

HORNEAR la masa 15 minutos a 180ºC

PASO 4. Batir los 3 huevos con 100 ml de nata para cocinar o leche evaporada. Salpimentar.

PASO 5. Mezclar el sofrito con los huevos y la nata. Añadir a la masa precocida y hornear 40 minutos aproximadamente. ¿Cuando sabrás que está hecha? Cuando empiece a tomar un color dorado y si pinchases notarías que está cuajado.

Si enciendes el horno, que no sea solo para una cosa. Esa debería ser la máxima para intentar rentabilizar el uso de energía. Si te animas yo aproveché el tiempo de cocción de la quiche asando unas cebollas y unos pimientos rojos que me servirán para hacer un crepe de pollo y bechamel roja, un escalivada para acompañar otro plato y una coca de pimientos y sardinas.

Todos los días comemos, así que hay que aplicar economía de esfuerzo que no tiene porque estar reñida con evitar la comida preparada y los ultraprocesados.


Spread the love